Geishas Onsen e Ikebana

geisha onsen

En los balnearios japoneses hay un tipo de Geisha (onsen),que son diferentes de las geishas urbanas debido a que el onsen son lugares para la relajación, el ambiente es generalmente más relajado que en las ciudades.

Sin embargo, hay geishas genuinas en el onsen, éstas fueron solicitadas con frecuencia sexual, especialmente para el juego de “Little River”, donde las bailarinas elevan gradualmente su kimono como para cruzar un río cada vez más profundo . Hoy en día esta práctica desapareció.

En la actualidad la academia de geishas http://geisha.academy/lima realiza una completa formación de geishas en todas las artes de refinamiento y seducción.

Geishas onsen

Antes de la Segunda Guerra Mundial, las mujeres que a menudo se consideraban de fondos bajos eran geishas con clase y se movían libremente, cuando no estaban bajo contrato tenían que recurrir a buscar trabajo.

Entonces sucedió que algunas de ellas fueron “patrocinadas” por “empresarios” sin escrúpulos. Alabaron a los servicios de su “protegido” para distraer sus reuniones. Al hacerlo pasaron a tener reputación de etas mujeres prostitutas, aunque así no les fue del todo mal.

Las técnicas Geishas son distintas en Kyoto y Tokio. Estos por lo general trabajan en pequeño número (5 o 6) en casas de té mientras las geishas onsen son escuadrones de 60 a 70 distribuidas en los vestíbulos de grandes hoteles, reclutados para los turistas.

La expansión actual del turismo en combinación con la codicia llevó a la geisha onsen situación, pues históricamente trabajó en estructuras pequeñas.

El Ikebana en la cultura de las geishas

Ikebana es también conocido como Kado, el Camino de las flores o el arte de las flores. Es un arte tradicional japonés basado en la composición floral. El Arte floral Ikebana es una tradición que se remonta a más de muestra sus talentos artísticos para componer el ramo más perfecto.

Así como la ceremonia del té, el ikebana era, por tanto, una de las artes geisha tradicionalmente estudiadas. Hoy en día, los arreglos florales son considerados uno de los cinco artes tradicionales japoneses.

El ikebana se practica en muchas ocasiones, como fiestas y ceremonias, y la enseñanza se ha extendido de manera constante entre muchos de nuestros contemporáneos interesados en la tradición, el arte y la cultura de Japón.

Las geishas onsen también practican la composición floral o Ikebana. En un ambiente de relajación y confort como el de los balnearios resulta fundamental contar con una buenan composición floral que no sólo decore la estancia, sino que también aporte aquello que sólo las flores más bellas pueden aportar.

Una geisha onsen que se precie debe saber realizar distintos tipos de composiciones florales con las que satisfacer a su cliente. De esta manera el cliente tendrá un mayor grado de satisfacción y relajación.

Si una geisha no sabe realizar ikebanas de alto nivel no es una buena geisha. Una geisha ha de satisfacer al cliente en todos los aspectos, como se enseña en las academias. Si el cliente solicita que una estancia del balneario esté decorada de esta manera es una falta muy grave que la geisha no lo sepa realizar.