Diferentes alternativas de inversión

alternativas de inversión

Hoy en día las distintas posibilidades de inversión son bastante abundantes. El desarrollo de los mercados financieros y de las nuevas tecnologías permite que un ciudadano de Barcelona tenga un gran abanico de posibilidades para invertir su dinero.

En este artículo se hace un buen repaso a los diferentes sitios donde invertir nuestro dinero es posible. Nos presentan una serie de alternativas, desde las más tradicionales, como los depósitos, hasta otras algo más modernas o audaces.

Antes de lanzarnos a invertir en productos consevadores o arriesgados, hay que hacer una serie de pasos.

Primeros pasos para invertir

Uno de los primeros pasos para invertir correctamente que un barcelonés debe hacer es analizarse de manera honesta y concienzuda.

Este análisis propio que se realiza tiene varios objetivos:

  • Conocer la cantidad que se puede destinar a la inversión. Hay que tener en cuenta que sólo hay que destinar el dinero que realmente no se necesite.
  • Conocer la aversión al riesgo. ¿Estás preparado para perder un 30% de la inversión en el primer mes? Si la respuesta es no significa que tu perfil inversor no es arriesgado.
  • Conocer los conocimientos financieros. ¿Sabes interpretar un gráfico de cotizaición bursátil, sabes operar en la banca online, etc?

Según los resultados sean unos u otros las alternativas de inversión serán también unas u otras.

Inversiones de poco riesgo y bajo dinamismo

Para aquellas personas que tienen una gran aversión al riesgo y/o además no tienen mucha soltura con la banca online o similares, la mejor alternativa es que refugien su dinero en inversiones consideradas tradicionalmente seguras.

Aquí lo mejor suele pasar por los tradicionales depósitos bancarios, las imposiciones a plazo fijo y productos similares. Todos estos productos se contratan por medio de una entidad financiera.

La rentabilidad de estos productos suele ser muy baja, pero a cambio el riesgo también lo es. Lo único que hay que tener muy en cuenta es revisar el plazo de la inversión. En la mayoría de estos productos la inversión no se suele retirar hasta que no se ha cumplido el plazo. Por tanto, hay que conocer muy bien cuál es ese plazo.

Aquí también hay que incluir activos financieros letras del tesoro, bonos, etc. Son productos en los que se compra deuda del estado, la rentabilidad varía de un producto a otro, pero por lo general es baja, salvo en los productos a más lejano vencimiento. El riesgo de impago depende del estado emisor de la deuda. Si es España, el riesgo es bajo.  Si son los bonos de la Generalitat, por ejemplo, el riesgo es bajo porque están respaldados por el estado central. Sino fuera así, serían bonos basura.

Inversiones con mayor dinamismo y riesgo

Si el perfil inversor tolera más el riesgo y además se maneja con soltura en la banca online y servicios similares, el abanico de posibilidades se amplia considerablemente.

Una inversión tradicional es la bolsa. Se compran y se venden acciones de empresas con la esperanza de venderlas en poco tiempo o de mantenerlas durante largo tiempo, ver como se revalorizan y se cobran dividendos.

Relacionados con la bolsa han surgido muchos productos de inversión nuevos. Desde Warrants a futuros y opciones. Dentro de las opciones hay varios tipos también, como las opciones binarias.

Estos productos derivados permiten operar en mercados bajistas y alcistas, por lo que siempre se puede operar en ellos.

También hay que tener en cuenta la inversión en divisas, desde el Forex, con todas las posibilidades de apalancamiento existentes, hasta la inversión en cibermonedas, como el Bitcoin.

Estafas bancarias en Barcelona

bonos convertibles banco popular

Barcelona sufrío con especial virulencia la incidencia de la crisis financiera. Fueron muchas las familias y empresas que se vieron azotadas por el derrumbe del sistema financiero. El grifo financiador se cerró de golpe y muchas empresas se vieron abocadas al cierre.

Pero lo peor estaba todavía por venir. Para refinanciar esas quebradas entidades financieras se recurrió a varios métodos. El más popular y conocido fue el rescate bancario, cajero mejor dicho, a cargo del contribuyente.

Sin embargo antes de esto la banca, desesperada, probó otros métodos para recapitalizarse. Fueron esos famosos productos financieros que han asaltado los medios de comunicación durante los últimos años.

Bonos convertibles, preferentes, obligaciones subordinadas

Hubo toda una miríada de productos financieros muy complejos, casi podríamos decir que incluso eran productos de alto riesgo, que fueron vendidos a personas normales, ahorradores sin conocimientos financieros.

Abogados especializados en bonos convertibles del Banco Popular y otros productos financieros, como González Zayas, están demostrando que estos productos fueron vendidos a los consumidores mediante engaños.

Son ya varias las sentencias que demuestran este hecho, que estos productos se vendieron mediante, como poco,  la práctica de no contar toda la verdad.

Afortunadamente están surgiendo un gran número de abogados bancarios que defienden los derechos de los consumidores.