Averías silenciosas en coches, desde los neumáticos hasta la correa de transmisión

Tener una avería en un coche siempre es un inconveniente. Además del importe económico que pueda suponer tenemos que hacer frente a la pérdida de tiempo que supone llevar el coche al taller, en ocasiones llamando a una grúa, tenerlo allí reparando y tener que buscar un coche de sustitución. Estos inconvenientes se agudizan cuando tenemos un viaje a la vista, desde un viaje de trabajo a unas vacaciones.

Pero si todas las averías son molestas hay un tipo de averías que todavía lo son un poco más, principalmente porque llegan sin avisar, o casi…Se trata de las denominadas averías silenciosas. Son un tipo de averías que, como su nombre indica, no suelen dar pistas sobre su futura aparición, o las pistas que dan hay que «ir a buscarlas», pues no suelen estar accesibles para los no expertos.

Averías silenciosas, peligro latente

Las averías silenciosas pueden llegar a suponer un riesgo serio para la conducción porque es probable que la avería en sí surja en el momento menos apropiado, por ejemplo, en mitad de una autovía. Estas averías se van gestando durante semanas o meses  hasta que un día estallan provocando, en no pocos casos, daños mucho mayores.

Una avería silenciosa muy común suele ser la de los neumáticos. Una falta de revisión visual por parte del conductor puede llevar a pasar por alto desgaste irregulares de los mismos o un desgaste casi total. En el primer caso podemos el desgaste irregular suele ser síntoma de una mala dirección o de ruedas desequilibradas. En cualquier caso, si no se soluciona a tiempo podemos encontrarnos con un reventón en el momento menos apropiado. El segundo caso también puede generar un reventón del neumático, además de ocasionar problemas con lluvia, nieve, barro, etc.

Otras avería más o menos silenciosas pueden ser los desgastes de los frenos, el nivel de aceite del motor, golpes en el parabrisas, etc. En todos estos casos una exploración más o menos responsable del vehículo alertaría a la gran mayoría de las personas. Sin embargo, no son pocos los que de repente se encuentran con el motor gripado por falta de aceite, ocasionando unos daños económicos inmensos.

La correa de transmisión del motor, quizás al avería silenciosa por excelencia

Pero probablemente la única avería silenciosa que realmente pueda tener ese nombre sea la avería en la correa de transmisión del motor. Muchos modelos de coche utilizan una correa de transmisión para transmitir, como su nombre indica, la fuerza del motor a las ruedas. Esta correa de transmisión tiene una gran durabilidad pero no es eterna. Según los fabricantes se recomienda cambiar en un intervalo que ronda los 80.000 kilómetros.

La correa de transmisión no suele dar avisos de desgaste y además no es un elemento del coche que esté accesible al público no experto, por tanto, es un elemento de mucho riesgo. Si no se cambia la correa del motor cuando marcan los fabricantes, o a veces aunque se haya cambiado, se puede generar una rotura de la correa que ocasiona problemas muy graves en el coche.

kit de reparación correa de distribución

De entrada, cambiar la correa de transmisión rota supone unas cuantas horas de trabajo. No suele estar fácilmente accesible y eso genera una factura de reparación que ya comienza a ser elevada. Para continúar, lo más probable es que se dañe el motor. La cuantía del daño será única en cada caso, pero es fácil imaginar que la factura será, al menos, de unos cuantos cientos de euros.

Y por último, si la correa se rompe en mitad de la circulación nos puede ocasionar graves problemas de seguridad, además de accidentes. Una correa rota en medio de la M-30 en hora punta es una situación no apta para cardíacos.

Soluciones

Como siempre el mercado provee soluciones a las necesidades humanas. La rotura de la correa de transmisión suele ir aparejada a la rotura de otros elementos del coche, además de al motor, como hemos dicho. Por ello es normal que en no pocos talleres mecánicos ofrezcan al cliente la venta de kits de reparación de la transmisión.

Por ejemplo, muy cerca de Barcelona existen talleres mecánicos de cambio de kit de distribución en Vilafranca del Penedés. Estos talleres ofrecen a los clientes la venta y reparación de una serie de elementos que están relacionados con la correa de transmisión. De esta manera no sólo se cambia la correa de transmisión, si no que también se cambian estos otros elementos que están relacionados con ella y que también sufren un desgaste.

En este kit de distribución se suelen incluír los siguientes elementos:

  • Poleas guía
  • Tensores
  • Bomba de agua

De esta manera, cuando se cambie la correa de transmisión para evitar esta peligrosa avería silenciosa, también se cambiarán estos otros elementos del vehículo que también sufren desgaste junto con la correa. Así, todos estos elementos serán nuevos y no habrá que volver a pasar por el taller para cambiarlos.

La bomba de agua también podría ser considerada como una avería silenciosa. En ocasiones de repente vemos que se enciende una luz en el salpicadero y resulta ser una avería en la bomba del agua. Gracias a este kit podremos minimizar ese riesgo.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *